Leyenda del barco Lady Lovibond

Leyenda del barco Lady Lovibond

Lady Lovibond fue el nombre dado a una goleta de tres palos que naufragó en aguas inglesas, específicamente en Goodwin, en la costa de Kent. El percance ocurrió el 13 de febrero de 1748, pero al paso de los años sigue navegando, pero en esta ocasión, como un barco fantasma.

El capitán del navío era Simón Peel, un hombre que recién había contraído matrimonio con una muchacha de nombre Annetta y decidió llevarla con él en contra de la creencia muy arraigada en esa época de que las mujeres a bordo solo traían mala suerte. Zarparon en febrero 13 de 1748 y mientras los esposos celebraban las nupcias, el primer oficial, John Rivers, también pretendiente de la joven, ardía de rabia y de celos al saberse ya sin esperanzas, así que se apoderó de la nave para dirigirla intencionalmente hacia las traicioneras arenas de Goodwin, matando a todos a bordo, incluso a él mismo.

A la mañana siguiente, no había rastros del navío, fue totalmente tragado por las arenas movedizas del paso, y esto fue tomado con normalidad, ya que ese lugar era reconocido como un sitio de continuos naufragios, y un autentico cementerio de buques. El primer hundimiento se registró en 1298 y a la fecha se tienen contabilizados mas de 2,000 accidentes, que han dejado a su paso mucho dolor y muerte, tal vez esa sea la razón por la cual se han avistado ahí tantos barcos fantasmas.

El hundimiento del Lady Lovibond fue solamente el inicio de la historia, pues cincuenta años más tarde, el 13 de febrero de 1798, al menos dos naves reportaron haberle visto pues estuvieron a punto de chocar con ella, los tripulantes de las otras naves no vieron personas en cubierta, aunque se escuchaba claramente algo de música y alboroto de una celebración, cuando decidieron seguirle para averiguar lo que pasaba, el Lady Lovibond se rodeó lentamente de niebla hasta que desapareció en ella. En 1848, nuevamente unos marineros se toparon con ella, según los testigos escucharon música y cánticos para después ver como el velero de tres palos encallaba y naufragaba en medio de un horrible crujido; inmediatamente enviaron botes de auxilio pensando que había ocurrido una desgracia, pero conforme se acercaban se daban cuenta que no había rastro alguno del accidente. Para 1898 y 1948 se dejó ver emitiendo una luz verdosa, un resplandor extraño que asustaba a todos.

En 1998 se reunieron en las aguas de Kent muchos turistas esperando su aparición, sin embargo, el Lady Lovibond no se presentó o estuvieron en el lugar equivocado.

Leyenda de terror del albergue de Ottawa Jail

Leyenda de terror del albergue de Ottawa Jail

Pensando en los amantes de lo paranormal y fanáticos de las leyendas de terror, resultaría un poco negligente no mencionarles uno de los lugares más encantados en Canadá: “El albergue de Ottawa Jail”. Pues a lo largo de los años se han escuchado rumores de que algo fantasmal habita entre sus paredes, pues anteriormente fue la Cárcel del Condado Gaol y en su interior se vivieron miserias y ejecuciones. Este suena como el lugar perfecto para los entusiastas de los fantasmas o eventos sobrenaturales.

Fue catalogado como uno de los diez edificios mas espeluznantes del mundo, y esta fama ha sido muy bien aprovechada por los propietarios del hostal, quienes ofrecen a los huéspedes recorridos fantasmales además de una promoción algo siniestra; aquel que logre pasar una noche en el lugar llamado “El corredor de la muerte” recibirá su estancia gratuita, sin embargo, hasta el momento no existe alguien que haya completado tal desafío.

El edificio se construyó en 1860 con la intención de servir como prisión de reforma, ofreciendo a los delincuentes una vivienda segura y planes que le ayudaran para reintegrarse a la sociedad. Pero tales características solo eran en apariencia, pues para los presos las cosas resultaban muy distintas; las celdas estaban abarrotadas, no contaban con baños, y estaban expuestos a las condiciones climáticas, porque no había calefacción un aire acondicionado. Aun asi, la cárcel funcionó hasta el año de 1972 y todo ese tiempo fue suficiente para reunir todas las energías negativas que surgían con los malos tratos, abusos y castigos de la prisión. Se dice que incluso hoy en día puede sentirse en carne propia la devastación que atacaba a los prisioneros.

Hay una sección muy incómoda conocida como «El agujero». Fue un área de aislamiento en donde se metían las personas desnudas, luego se les ponina grilletes para mantenerlos pegados a la pared. Al cerrar la puerta, quedaban sumidos en la oscuridad total; toda esa energía negativa que sintieron prevalece hasta hoy y se pega en los huéspedes como si fuera un sufrimiento propio. Al igual que aquel que se desprende de los espíritus de las personas que fueron ejecutadas ahí, y terminaron quemadas o enterradas en un cementerio de la parte posterior del establecimiento.

El famoso corredor de la muerte que se menciona en el reto es hogar de varios espíritus, entre ellos el más activo corresponde a Patrick J. Whelan, un hombre irlandés-canadiense ejecutado en la cárcel en febrero de 1869. Se rumora que aparece al pie de las camas de los huéspedes en algunas habitaciones dentro del edificio y por supuesto recorre el pasillo que anteriormente dirigía a la horca.

Otro punto de actividad impórtate es el salón, lugar que antiguamente se dedicaba a albergar mujeres y niños infractores. Además de estos espectros, se han detectado espíritus violentos que pueden encontrarse específicamente en el hueco de la escalera.

Sin duda este es el lugar perfecto para vivir un episodio paranormal seguro, y probar suerte sobre todo en el corredor de la muerte.

Cuentos de terror El jinete perdido


Un jinete llevaba extraviado más de catorce horas. Su brújula estaba descompuesta y como no había ninguna estrella en el cielo, le era imposible seguir una línea recta.

El agua ya se le había terminado y su caballo ya no podía galopar más. De pronto, levantó la vista pues le pareció ver luz en una cabaña que estaba a unos pocos metros de él.

– Si estuviera en un desierto, creería que esto es un espejismo, pero como no es así, me alegro de haber encontrado a alguien en estas tierras inhóspitas.

A medida que se fue acercando, pudo ver que las luces de aquella casa de campo estaban apagadas. Sin embargo, vio con alegría que un hombre estaba sentado en el porche tocando una armónica.

La melodía era algo lúgubre, pues sus notas evocaban a cuentos de terror. El jinete bajo de su corcel y al acercarse al sujeto le dijo:

– Disculpe que lo moleste buen hombre. Me he perdido y tengo muchísima sed. ¿Usted me podría regalar un vaso con agua por favor?

El dueño de la cabaña miró fijamente al forastero. Sus ojos eran de color gris claro y su rostro estaba lleno de arrugas.

– Aquí no tenemos agua. Pero no te preocupes, pronto te llevaré a un lugar en donde zacearás tu sed. Acompáñame a la parte trasera, creo que me queda algo de leche.

– Sí, claro. No tiene que ser agua. Me expresé mal, lo que quiero es un poco de líquido, para mí y para el pobre caballo.

El hombre entró a un cuartito y sacó una garrafa llena de lo que parecía ser leche. El jinete tomó el ánfora entre sus manos y comenzó a beber. Súbitamente sintió un fuerte dolor en la garganta y vio cómo su cuello se llenaba de sangre.

El dueño de la cabaña le había cortado el gallote, pues el ermitaño temía que un forastero se fuera a apropiar de su territorio.

Leyendas de la joven condesa

Leyendas de la joven condesa

En un modesto pueblo europeo vivía una joven condesa a quien casi todos los jóvenes solteros y adinerados del lugar pretendían. Su padre, quien era un hombre frío y calculador no encontraba al candidato ideal que desposar a su primogénita, pues alegaba que nadie era suficiente para ella.

Eso cambió hasta que se entrevistó con don Enrique Monasterio, dueño de varias fincas. Se trataba de un sujeto que ya rosaba las cinco décadas de edad, feo y sin escrúpulos a quien sólo le interesaba hallar a una buena mujer para poder procrear su descendencia.

La muchacha le suplicó a su padre que desistiera de su idea de fijar la fecha para el compromiso nupcial. Sin embargo, este se negó, pues ya había recibido una cuantiosa dote.

Una noche antes de la boda sorpresivamente el padre de la condesa murió en condiciones no muy claras. De hecho, las mujeres del pueblo comenzaron a contar leyendas en las que se aseveraba que el anciano había sido envenenado por su propia hija.

Las crónicas de este estilo continuaron cuando la muchacha deshizo el compromiso y a menos de un mes del deceso de su padre, se le vio salir con un joven campesino con el que tenía planeado casarse.

El enlace nupcial se llevó a cabo en una modesta capilla, con el propósito de evitar que las «malas lenguas» aparecieran en dicho sitio. Sin embargo, cuando el sacerdote estaba a punto de concluir la ceremonia, un espíritu se apareció y se dirigió rápidamente hacia donde estaba la joven.

Ella lanzó un grito de terror, pues alcanzó a divisar que aquella figura fantasmagórica no era otra que la de su padre, quien había llegado desde el más allá para evitar que su hija se casara.

De la fortísima de impresión, la joven condesa cayó al suelo muriendo al instante, pues su corazón había dejado de latir.

Surgimiento y conceptos relacionados a las leyendas cortas


La palabra leyenda hace referencia a un relato que «debe leerse por obligación». Aunque sabemos esta peculiaridad no siempre se cumple, ya que a veces estas crónicas llegan a los otros no de manera oral sino escrita.

Las leyendas cortas son narraciones que combinan elementos reales y ficticios. Por cierto, una cuestión que es totalmente distinta en estos escritos a lo que ocurre en los mitos es que aquí no se vincula a los personajes protagonistas con ninguna deidad.

Lo que intentamos decir es que por ejemplo en las leyendas de terror, puede haber seres con poderes sobrenaturales (telepatía, súper fuerza etc.) pero jamás su pasado se encontrará conectado con el de una deidad.

Por otra parte, las historias de miedo que se han convertido en leyenda al pasar de los siglos, tienden a cambiar con el tiempo. Esto no obedece a una modificación en los usos y costumbres de un pueblo determinado, sino a que la historia original provino de alguien que se la comunicó a otra persona a través de la palabra.

El contenido de buenos valores o un comportamiento moral recto es algo que aparece tanto en las leyendas cortas como en aquellas de gran extensión. Del mismo modo, los sitios que se mencionan a lo largo de los párrafos que componen a la leyenda, existen en la realidad o al menos hay un documento histórico que prueba que dicho lugar apareció al menos en una cartografía.

Sin embargo, eso no quiere decir que los acontecimientos que se desarrollan dentro de la crónica, hayan ocurrido tal y cual como se relatan, pues de lo que se trata también es de añadirle un tono fantástico.

Para cerrar esta entrada, me gustaría comentar que en la actualidad el término «leyenda» se encuentra un poco alejado del concepto que abordamos en el primer párrafo, ya que ahora se le da ese título a personajes públicos cuyas hazañas personales, los han hecho ganar cierta popularidad.

Cuentos cortos para pensar

Cuentos cortos para pensar

Las personas que se dedican a estudiar los comportamientos de la mente, han determinado que es necesario estimular de distintas maneras a nuestro cerebro, pues de esa manera haremos que se creen nuevos canales neuronales, lo que sin duda nos dará las herramientas necesarias para convertirnos en seres mucho más creativos.

Es por ello que se han creado los cuentos cortos para pensar, es decir, historias en las que no basta sólo con leer, sino que hay que interpretar y comprender al 100% que es lo que estamos examinando.

Esto hace que recuerde el cuento del hechicero malvado. Resulta que cierto día un hechizador logró penetrar a palacio. El rey se asustó al verlo pues pensó que sus días estaban contados.

Sin embargo, el brujo le dijo que si éste adivinaba al menos dos de sus acertijos, no solamente le perdonaría la vida sino que dejaría de importunar a los demás habitantes del pueblo, convirtiéndose en un mago al servicio de la corte.

Cabe decir que el monarca de esa región no era conocido por ser una persona demasiado avispada. No obstante, se arriesgó y aceptó el reto.

La primera adivinanza era sencilla pero tenía su punto fuerte.

– «¿Cuál es un animal de cinco vocales?, Tiene dos minutos para contestar su majestad» Dijo el hechicero.

El rey pensó en muchos de los animales que conocía, pero ninguno cumplía con esa condición:

-«Será un perro, un gato, un pato, un avestruz…». Pensaba el soberano ya con el tiempo encima.

A punto de acabarse el plazo, el monarca gritó: «Es el murciélago».

– Muy bien su majestad, he aquí la segunda adivinanza «¿Cómo es posible convertir al número 20 en 19 con tan sólo agregarle una I mayúscula?

En ese momento el rey recordó sus clases de matemáticas cuando era joven. Por casualidad su profesor le había puesto el mismo problema.

– «La respuesta es XIX, pues la única manera de que el 20 se convierta en 19 con una I mayúscula es convirtiéndolo en número».

El hechicero cumplió su palabra y ahora forma parte de la corte.

Mitos cortos de Puerto Rico La Torrecilla del diablo

Mitos cortos de Puerto Rico La Torrecilla del diablo

Hace mucho tiempo la capital de Puerto Rico era vigilada por gente del ejército, quienes se colocaban en pequeñas torrecillas, para así tener una mejor visión de lo que sucedía y evitar la llegada de piratas.

En cuanto oscurecía, se podían escuchar las voces de los soldados quienes daban la llamada de alerta, para que sus demás compañeros estuvieran listos en caso de que ocurriera una contingencia.

Cerca de un acantilado, se instaló una garita similar. El romper de las olas del mar, muchas veces asustaba a los soldados, pues los sonidos producidos por el agua eran muy semejantes a rugidos feroces de animales marinos.

Una noche le tocó quedarse de guardia a un único elemento militar en esa torrecilla. Mientras que todos sus compañeros respondían a la llamada de alerta, cuando el aviso llegó a esta última garita, nadie respondió.

El miedo y el pavor se apoderaron del resto de los soldados, aunque ninguno de ellos abandonó ese puesto durante la noche, pues no querían enfrentarse cara a cara con el demonio.

Aproximadamente a las 6:00 de la mañana, es decir cuando los rayos del sol comenzaban a salir, los soldados fueron corriendo hasta la garita que se hallaba en el acantilado, esperando encontrar a su compañero con vida.

Lo que hallaron los dejó helados, pues solamente se pudo recuperar el uniforme del militar, así como su arma de cargo, pero de él no se supo nada, era como si se lo hubiera tragado la tierra.

A partir de esa fecha, los militares pertenecientes a ese destacamento bautizaron a aquella garita como la Torrecilla del diablo y jamás volvió a ser ocupada por otro soldado. No tenemos la certeza de que esta historia sea verídica, pero lo que sí sabemos es que los lugareños se la cuentan a los extranjeros, al igual que muchos otros mitos cortos de Puerto Rico.

Leyenda de terror del Hotel Fort Garry

La historia paranormal que envuelve al Hotel Fort Garry es muy atractiva tanto para los residentes de Winnipeg, Manitoba, Canadá, como los turistas que asisten a este lugar atraídos por la actividad fantasmal de este sitio.

El hotel fue construido en 1913, por el Grand Trunk Pacific Railway, pues se esperaba proporcionar un alojamiento cómodo para las personas que utilizaban sus líneas de tren. Desde sus inicios fue un edificio increíble que los huéspedes adoraron, por sus doce pisos de altura, trescientas cuarenta habitaciones y diseños arquitectónicos exquisitos. Lo que mas impresionó en aquella época fue que cada cuarto tenia su propio baño privado, cuando la mayoría de los hoteles tenían baños comunitarios y los huéspedes se veían obligados a compartir. También había un salón de baile, una sala para músicos, una de conciertos y mucho más. Además, el establecimiento podía ser autosuficiente ya que fue diseñado para funcionar como una pequeña ciudad.

Leyenda de terror del Hotel Fort Garry

En cuanto a la actividad paranormal, es una constante en el hotel, muchos de los huéspedes han reportado apariciones que los observan al pie de sus camas. Una presencia masculina y una femenina se manifiestan desde los primeros días del hotel, pero no se ha logrado descubrir de quien se trata. Además de las apariciones, se escuchan varios sonidos inexplicables; a veces son llantos, y otras conversaciones.

Al parecer el sitio mas temido es la habitación 202, donde una mujer se colgó en el armario después de que su esposo muriera en un accidente allá por 1920; según muchos testigos la mujer deambula por el cuarto con la mirada triste como si buscara algo. En este mismo lugar el personal ha visto sangre goteando por las paredes, y la ex parlamentaria Brenda Chamberlain, sintió la sensación de que alguien se acostaba en la cama junto a ella dos veces. Esta habitación no cuenta con señales de advertencia al respecto de lo que ocurre dentro, pero normalmente permanece vacía y solo se destina a aquellas personas que la pidan específicamente, no sin antes firmar el documento informativo en el cual se admite que el cuarto está encantado.

Se cree que la misma mujer de este cuarto a veces atormenta a las personas en el salón del hotel, pues muchos huéspedes la han visto llorando en una esquina. Otra aparición habitual es la de una chica de bata blanca que camina por los espeluznantes pasillos, se cree que ella puede ser Lady McMillan, une mujer que se hospedó en el hotel durante su inauguración el 10 de diciembre de 1913.Hubo también reportes de un empleado que se encontró con la figura fantasmal de un hombre  sentado en el comedor alrededor de las cuatro de la mañana, cuando fue por uno de sus compañeros, y volvieron al sitio, no había nadie. En eventos más actuales, un guardia de seguridad nocturno encontró 10 velas en el piso formando un pentagrama en el salón de baile.Hoy en día, mientras unas personas evitan a los espíritus, otros los buscan, y para este último grupo, el Hotel Fort Garry parece una visita adecuada, pues en este edificio de mas de cien años, los sustos están asegurados.

¿Cómo hacer que las leyendas cortas urbanas de miedo?

leyendas cortas de miedo

Hoy en día los periódicos, revistas y hasta el propio Internet están llenos de leyendas cortas que dan miedo. Muchas de ellas han aparecido gracias a la proliferación de historias urbanas de terror.

Se aconseja que quienes quieran crear una crónica de este estilo, también los nombres de los personajes y la ubicación de tiempo y espacio. Si por ejemplo, lo que vas a relatar sucedió en una fábrica que se dedicaba a empacar productos enlatados, cambia la ubicación a un laboratorio.

También se sugiere que juegues con los elementos del clima. Las leyendas cortas que producen pavor en los vectores, a menudo utilizan una atmósfera melancólica. Es decir, puedes mencionar que en la noche en la que ocurrieron los sucesos, la lluvia no cesaba.

Una vez que ya hayas creado un primer borrador, leerlo en voz baja y luego cuéntale la historia a alguien que conozcas para evaluar su reacción. En caso de que dicha persona no se haya espantado tal y como tú lo esperabas, cambia algunos elementos, ya que puede ser que quitando o poniendo una nueva subtrama tu leyenda corta sea más atemorizante.

Una técnica que se utiliza al escribir historias de terror o leyendas de miedo es el ir dejando «pequeñas migas de pan» a lo largo del desarrollo de la historia, para que al llegar el clímax, el lector esté preparado para llevarse un gran susto.

Otro instrumento que se puede usar para crear una atmósfera terrorífica, es leer leyendas cortas a la luz de la luna o bien alumbrados con una fogata, tal y como se hace en los días de campo o en las reuniones de Día de Brujas.

Finalmente, puedes concluir tu leyenda con un final abierto. O sea, que cada uno de tus interlocutores le dé una interpretación a lo que sucedió luego de que terminaste tu relato.