Leyenda de terror del albergue de Ottawa Jail

Leyenda de terror del albergue de Ottawa Jail

Pensando en los amantes de lo paranormal y fanáticos de las leyendas de terror, resultaría un poco negligente no mencionarles uno de los lugares más encantados en Canadá: “El albergue de Ottawa Jail”. Pues a lo largo de los años se han escuchado rumores de que algo fantasmal habita entre sus paredes, pues anteriormente fue la Cárcel del Condado Gaol y en su interior se vivieron miserias y ejecuciones. Este suena como el lugar perfecto para los entusiastas de los fantasmas o eventos sobrenaturales.

Fue catalogado como uno de los diez edificios mas espeluznantes del mundo, y esta fama ha sido muy bien aprovechada por los propietarios del hostal, quienes ofrecen a los huéspedes recorridos fantasmales además de una promoción algo siniestra; aquel que logre pasar una noche en el lugar llamado “El corredor de la muerte” recibirá su estancia gratuita, sin embargo, hasta el momento no existe alguien que haya completado tal desafío.

El edificio se construyó en 1860 con la intención de servir como prisión de reforma, ofreciendo a los delincuentes una vivienda segura y planes que le ayudaran para reintegrarse a la sociedad. Pero tales características solo eran en apariencia, pues para los presos las cosas resultaban muy distintas; las celdas estaban abarrotadas, no contaban con baños, y estaban expuestos a las condiciones climáticas, porque no había calefacción un aire acondicionado. Aun asi, la cárcel funcionó hasta el año de 1972 y todo ese tiempo fue suficiente para reunir todas las energías negativas que surgían con los malos tratos, abusos y castigos de la prisión. Se dice que incluso hoy en día puede sentirse en carne propia la devastación que atacaba a los prisioneros.

Hay una sección muy incómoda conocida como «El agujero». Fue un área de aislamiento en donde se metían las personas desnudas, luego se les ponina grilletes para mantenerlos pegados a la pared. Al cerrar la puerta, quedaban sumidos en la oscuridad total; toda esa energía negativa que sintieron prevalece hasta hoy y se pega en los huéspedes como si fuera un sufrimiento propio. Al igual que aquel que se desprende de los espíritus de las personas que fueron ejecutadas ahí, y terminaron quemadas o enterradas en un cementerio de la parte posterior del establecimiento.

El famoso corredor de la muerte que se menciona en el reto es hogar de varios espíritus, entre ellos el más activo corresponde a Patrick J. Whelan, un hombre irlandés-canadiense ejecutado en la cárcel en febrero de 1869. Se rumora que aparece al pie de las camas de los huéspedes en algunas habitaciones dentro del edificio y por supuesto recorre el pasillo que anteriormente dirigía a la horca.

Otro punto de actividad impórtate es el salón, lugar que antiguamente se dedicaba a albergar mujeres y niños infractores. Además de estos espectros, se han detectado espíritus violentos que pueden encontrarse específicamente en el hueco de la escalera.

Sin duda este es el lugar perfecto para vivir un episodio paranormal seguro, y probar suerte sobre todo en el corredor de la muerte.