Leyenda de terror del Hotel Fort Garry

La historia paranormal que envuelve al Hotel Fort Garry es muy atractiva tanto para los residentes de Winnipeg, Manitoba, Canadá, como los turistas que asisten a este lugar atraídos por la actividad fantasmal de este sitio.

El hotel fue construido en 1913, por el Grand Trunk Pacific Railway, pues se esperaba proporcionar un alojamiento cómodo para las personas que utilizaban sus líneas de tren. Desde sus inicios fue un edificio increíble que los huéspedes adoraron, por sus doce pisos de altura, trescientas cuarenta habitaciones y diseños arquitectónicos exquisitos. Lo que mas impresionó en aquella época fue que cada cuarto tenia su propio baño privado, cuando la mayoría de los hoteles tenían baños comunitarios y los huéspedes se veían obligados a compartir. También había un salón de baile, una sala para músicos, una de conciertos y mucho más. Además, el establecimiento podía ser autosuficiente ya que fue diseñado para funcionar como una pequeña ciudad.

Leyenda de terror del Hotel Fort Garry

En cuanto a la actividad paranormal, es una constante en el hotel, muchos de los huéspedes han reportado apariciones que los observan al pie de sus camas. Una presencia masculina y una femenina se manifiestan desde los primeros días del hotel, pero no se ha logrado descubrir de quien se trata. Además de las apariciones, se escuchan varios sonidos inexplicables; a veces son llantos, y otras conversaciones.

Al parecer el sitio mas temido es la habitación 202, donde una mujer se colgó en el armario después de que su esposo muriera en un accidente allá por 1920; según muchos testigos la mujer deambula por el cuarto con la mirada triste como si buscara algo. En este mismo lugar el personal ha visto sangre goteando por las paredes, y la ex parlamentaria Brenda Chamberlain, sintió la sensación de que alguien se acostaba en la cama junto a ella dos veces. Esta habitación no cuenta con señales de advertencia al respecto de lo que ocurre dentro, pero normalmente permanece vacía y solo se destina a aquellas personas que la pidan específicamente, no sin antes firmar el documento informativo en el cual se admite que el cuarto está encantado.

Se cree que la misma mujer de este cuarto a veces atormenta a las personas en el salón del hotel, pues muchos huéspedes la han visto llorando en una esquina. Otra aparición habitual es la de una chica de bata blanca que camina por los espeluznantes pasillos, se cree que ella puede ser Lady McMillan, une mujer que se hospedó en el hotel durante su inauguración el 10 de diciembre de 1913.Hubo también reportes de un empleado que se encontró con la figura fantasmal de un hombre  sentado en el comedor alrededor de las cuatro de la mañana, cuando fue por uno de sus compañeros, y volvieron al sitio, no había nadie. En eventos más actuales, un guardia de seguridad nocturno encontró 10 velas en el piso formando un pentagrama en el salón de baile.Hoy en día, mientras unas personas evitan a los espíritus, otros los buscan, y para este último grupo, el Hotel Fort Garry parece una visita adecuada, pues en este edificio de mas de cien años, los sustos están asegurados.